Acerca de

La OTR fue fundada en 1991 y desde ese momento los trabajadores radicales forman parte de la estructura formal del partido como así también de su conducción.

A lo largo de su trayectoria brego y brega por la consagración de un proceso de democratizaciòn real del movimiento obrero organizado, y para ello propone encarar una reforma integral de las leyes que reglamenten el ejercicio sindical, el reconocimiento de otros actores en el escenario gremial argentino, con el fin de terminar con el unicato como sistema de representación gremial.

Entendemos que el sindicato es un actor primordial en el conflicto social, es el amortiguador del mismo, por eso no alcanza que solo contenga a los incluidos en el sistema, deberemos luchar por la representación de todos los trabajadores, aun de aquellos sin empleo formal. Es tiempo de buscar la igualdad, es tiempo de la inclusión social, es tiempo de reconocer la diversidad, es tiempo que la representación gremial coincida con la pertenencia política de los trabajadores pero no solo de una fuerza, de todas las que tengan trabajadores sindicalizados en sus filas. Las democracias modernas lo consagraron como derecho y el temor a la atomizacion no se materializo, los trabajadores no se alinean detras de sus representaciones sindicales que responden a su ideología política, lucharemos para que nuestra Organización Nacional de Trabajadores Radicales tenga status de central sindical.

Resulta necesario remarcar que la historia y las estadísticas sobre la participación del trabajo en la distribución del producto bruto y en la distancia entre los que mas ganan con respecto a los que menos ganan, nos convoca a luchar por un cambio radical en las relaciones del trabajo, combatir la pobreza y destruir la indigencia es una prioridad para nosotros y para nuestro gobierno, trabajar mancomunadamente con las organizaciones sociales para acabar con la prebenda de los que lucran con las necesidades de los que menos tienen a través del clientelismo político sustentado en la dádiva del estado es un deber del radicalismo.

Deja un comentario